miércoles, 4 de enero de 2017

¿Cómo se autónomo y no llevarte el trabajo a casa? Propósitos para un nuevo año

Titular post: propósitos y consejos para trabajar desde casa y conciliar


Ser freelance y pretender dejarte el trabajo en la oficina puede ser una “misión imposible”, sobre todo si tu oficina es tu casa y lo que pretendes es conciliar y estar puntual en la puerta del cole de los niños, a las 17:30, cuando todos tus clientes siguen trabajando.

Es bastante curioso (y criticable lo sé) verme repartiendo meriendas y dando besos en la frente, mientras hablo con algún cliente y le prometo que en 35 minutos, en cuanto llegue a casa, le entregaré alguna cosa (sabiendo como sé que cuando llegue a casa voy a recibir mil peticiones infantiles que retrasarán algo más esa entrega).

Así que, teniendo presente que mi realidad es la que es, y que estoy destinada a trabajar cuando acuesto a los niños, voy a volcar aquí mis propósitos de Año Nuevo en pos de una conciliación sin culpa ni largas noches trasnochando delante de la pantalla de mi ordenador.

Mi decálogo

    •       Nunca, nunca, jamás te comprometas a hacer algo que sabes que no vas a poder cumplir. Ya sabemos que el trabajo del autónomo no tiene fin, como nos contaba Mar Calvo en este estupendo post. Pero con el tiempo he perdido el miedo a que un cliente deje de trabajar conmigo porque tarde dos o tres horas más en entregarle algo. A no ser que sea un tema de vida o muerte (para lo cual me tendría que haber retrasado de verdad en una entrega planificada). Muchas veces sus peticiones vienen dadas por sus propios horarios y prisas por dejar todo atado antes de irse a casa, por lo que ser asertiva y dar un plazo razonable es totalmente comprensible.
    •       Deja siempre por escrito tus horarios, y tu disponibilidad y los plazos de entrega. Así, aunque al final tengas que correr, al menos tendrás un documento que te ampara y que puede hablar a tu favor como un profesional que se adapta a las necesidades del cliente. 



    •       Ponte unos horarios fijos diarios. No por trabajar más horas serás más productivo; es mucho más efectivo que trabajes de forma intensiva durante la mañana, y dediques la tarde a la familia o a otros aspectos personales. Acuerda con tus clientes que sólo se recurrirá al móvil en caso de urgencia real. Nuestra percepción de la urgencia varía dependiendo del canal por el que nos trasmiten la petición, además, muchas veces por e-mail las cosas quedan mucho más claras, y se evita que te pillen liado con otra cosa y olvide la petición por no tenerla por escrito.
    •       En tus presupuestos incluye siempre una tarifa por urgencia o un plus. Así, la próxima vez que tu cliente te pida algo que no es urgente se lo pensará dos veces.
    •       Planifica los proyectos con el cliente. Siéntate con él y explícale los tiempos mínimos necesarios. Comparte con él un cronograma del proyecto o trabaja con gestores de proyectos tipo Trello que permiten a todos los miembros implicados en el equipo tener visibilidad de lo que se ha avanzado y lo que queda por hacer. Así el proyecto es transparente para todos los implicados e igual te ahorras llamadas largas explicaciones.
    •       A partir de una hora determinada activa el contestador con un mensaje de oficina cerrada igual que hacen muchas empresas. Durante los fines de semana, puentes o festivos no te olvides del mensaje de fuera de la oficina del e-mail. Aunque luego contestes, al menos quedará constancia de que lo haces porque quieres, y por dar un buen servicio a tu cliente. Ya que vas a trabajar cuando no debes, al menos ponlo en valor.
    •       Ponte “líneas rojas”, momentos en los que no vas a trabajar ni coger llamadas (dentro de una flexibilidad), por ejemplo de 17:00 a 20:00 si lo reservas para tus hijos, o de 08:00 a 10:00 si lo dedicas a adelantar trabajos, contestar e-mails y no a coger llamadas. 
    •       En relación al punto anterior, ten mucho cuidado con los ladrones de tiempo: ¿dedicas mucho a consultar tu e-mail? ¿La gestión de las RRSS? ¿Algún cliente te llama a todas horas y no utiliza otros canales? ¿Aprovechas que estás en casa para hacer tareas que no tienen que ver con tu trabajo? Las líneas rojas del punto anterior te ayudarán a evitar pérdidas de tiempo innecesarias.
    •       Delega: si estás sobrepasado, quizás ha llegado el momento de delegar.
    •       Encuentra momentos para ti, para desconectar y dedicarte a tus hobbies. Está comprobado que cuidar de uno mismo, de su salud mental incide positivamente en el desempeño profesional. Con esto matarás dos pájaros de un tiro, serás más productivo el resto del tiempo y mucho más feliz.
    ¿Tienes algún consejo para sobrellevar la vida de freelance en familia?