domingo, 15 de enero de 2017

“Emprender, ¿un camino de rosas?”, por Diana Martín Nieto (mamatieneunplan)




Hoy estrenamos en nuestro blog una sección que nos hace especial ilusión y que hemos querido bautizar como “Tu espacio” Sí, un hueco para que tú, como emprender, nos cuentes tu experiencia y los demás podamos aprender de ello. Y para inaugurar este pequeño rincón hemos querido contar con el testimonio de Diana Martín Nieto, fundadora de Mamá tiene un plan, un referente en el mundo del ocio para padres y madres. ¿Quieres conocer tu historia? ¡Ella misma te lo cuenta!

Siempre he dicho que Mamá tiene un Plan es mi segundo hijo, aunque el embarazo y el parto fueron mucho más duros que los de mis dos hijos de carne y hueso. 

Hoy os quiero hablar de mi emprendimiento, pero no quiero maquillar la realidad. Hay muchas cosas buenas, sí, pero también las hay menos buenas y muy dolorosas y creo que es importante hablar de ellas de vez en cuando.




Soy periodista y desde siempre me ha gustado el mundo infantil. Tanto que, por algún motivo medio mágico, en distintos medios de comunicación en los que trabajé antes de Mamá tiene un Plan acabé por llevar la información cultural y, en concreto, la ocio y cultura familiar. Si había algún concierto o actividad dirigida a niños (antes había mucha menos oferta que ahora) la noticia era para mí. Así fui especializándome en medios locales en España, Italia y Estados Unidos hasta aterrizar de nuevo en Madrid. Pasado un tiempo y tras varias vicisitudes que no vamos a detallar porque podría escribir horas, nació Mamá tiene un Plan, un medio de comunicación especializado en planes, productos y servicios para familias. Más tarde, en septiembre pasado, puse en marcha con Carmen Llopis, de Menlo Park Madrid, un evento triple en Madrid, Aprendemos Jugando, centrado en ocio educativo: un congreso para profesionales, feria para colegios y feria para familias con empresas punteras en nuevas metodologías educativas. 



Para mí, emprender ha sido todo un descubrimiento. He conocido a gente MARAVILLOSA, así, en mayúsculas, con una energía arrolladora y una capacidad de trabajo que no sospechaba que existiera. He aprendido lo increíble que son las sinergias entre empresas, entre personas y lo mucho que pueden dar como resultado. 

Además, poner en marcha mi propia empresa ha sido la manera de luchar por mi pasión frente a la necesidad de ser práctica y pensar en un ingreso mensual. Emprender en online ha hecho posible mi emprendimiento, como el de muchos amigos, porque reduce costes, pero al mismo tiempo te hace llegar muy lejos. 

Ahora, casi 4 años después de la concepción de Mamá tiene un Plan como idea y más de 3 como directora de una página real, con sus datos, su información y su tráfico, me he dado cuenta de que emprender es posible, aunque no sea, ni mucho menos fácil. En muchos momentos, me he llevado grandísimos chascos que han supuesto un cambio de mentalidad. 

Personalmente, creo que emprender teniendo hijos (como es mi situación), está idealizado y no quiero dejar pasar la oportunidad de hablar claro en cuanto a las cosas negativas que, como en todo, son las que menos se cuentan: 

- Emprender te ayuda a organizarte mejor, sí, pero no te quita horas de trabajo así que... ¡prepárate para dormir poco! 
- Emprender te hará entender lo que es la verdadera frustración: querer hacer mucho y tener que renunciar porque es imposible hacerlo todo. Y tener que afrontar un miedo que persigue a todo perfeccionista: "¿Y si no confían en mí? ¿Y si no doy la imagen que quiero dar?".
- Emprender te enseñará a vivir sin dinero: no cuentes con ingresos durante un largo periodo de tiempo. Si llegan, bienvenidos sean, pero no cuentes con ellos. Cada trimestre llega la guadaña de los impuestos y... ¡a empezar de nuevo! 
- Emprender te hará ver el mundo como un camino lleno de obstáculos en los que cada decisión que tomes cuenta: "si dedicas tu tiempo a responder correos pendientes en lugar de hacer nuevos contactos, ¿estás perdiendo oportunidades de negocio o ganándolas?" 
- Emprender no es tarea de uno: toda tu familia lo sufrirá, pero te sentirás sol@. 

Y a pesar de todo esto, sigo pensando que emprender merece mucho, mucho, mucho la pena. Por varios motivos: 

- Te pondrá una sonrisa en la cara casi permanente porque no hay nada como dedicarte en cuerpo y alma a lo que de verdad te gusta y en lo que crees. 
- Te enseñará a ver más allá, a ser práctico hasta niveles estratoféricos. 
- Aprenderás cosas que no sospechabas: desarrollo web, contabilidad, plazos de ayudas administrativas... De repente serás experta en mil y un temas.  
- Aprenderás a pensar a lo grande y alucinarás con la capacidad de tu cerebro para plantearte nuevos retos, nuevos proyectos... Tendrás que obligarte a parar si no quieres volverte loca. Te comerán las ideas (en sentido positivo) y verás la cantidad de ideas que se ocurren en torno a tu negocio ¡y a cualquier otro tema!
- Si tienes suerte, vivirás de ello (incluso alguna persona más podrá vivir de ello) y eso sí es una experiencia inigualable. Pocas cosas te harán sentir tan orgullosa como ingresar dinero a la economía familiar por tu esfuerzo personal. 

Como en todo, hay cosas buenas y malas, como podéis ver, pero mi visión es clara: Si tienes un proyecto, haz acopio de fuerza (las necesitarás)... ¡y a por él!
Si tú también quieres contarnos tus miedos y alegrías en el mundo del emprendimiento, tus herramientas o recursos para poner en práctica tu negocio o, simplemente, te apetece colaborar con Jornadas Be Mum and Dad, escríbenos a jornadasbemum@gmail.com