martes, 16 de mayo de 2017

Hazlo por ella, por Patrizia Alrod



Me llamo Patrizia Alrod y vengo a contaros mi experiencia como fundadora de EMMA’S.

Me encantaría deciros que siempre soñé con tener mi propia empresa, que desde que empecé a estudiar tuve claro lo que haría y hasta donde llegaría. Pero mi caso no es así. Tengo que decir llena de orgullo que hoy soy empresaria gracias a mi bebé, mi hija Emma.

No es que me faltase ambición, ni ganas de llegar muy alto, al contrario, estudié una Ingeniería Técnica y después Administración de Empresas y con tan sólo 22 años ya había iniciado un MBA en Relaciones Económicas Internacionales. A los 23 años dirigía una sucursal bancaria y tenía una carrera increíble frente a mi. Tanto es así que se me ofreció ir a EEUU a hacer un Doctorado y, una vez allí, pude quedarme a trabajar unos cuantos años más en una empresa muy potente con un cargo de responsabilidad. Un “gigante” en logística a nivel internacional. Hasta aquí todo genial.

Pero entonces me di cuenta de que veía a mis padres envejecer a través de una cámara, que me faltaban mis amigos, que la sociedad americana era maravillosa pero que extrañaba muchas costumbres de mi tierra y decidí volver. ¿Qué me encuentré a mi vuelta? La Crisis Económica. Los Bancos y Cajas de Ahorros estaban desapareciendo o desaparecidos, empresas muy solventes hasta la fecha comenzaron a tener verdaderos problemas y así uno tras uno, los trabajos que fui consiguiendo desaparecían a los pocos meses teniendo entonces que retomar aquel trabajillo que me ayudó a pagar mis estudios y que tanta satisfacción me había producido: la enseñanza. Y un día pasó, salió…. ¡POSITIVO! Emma estaba en camino.

Supongo que ya habrás deducido que EMMA’S, la empresa a la que actualmente estoy al frente, se llama así por mi hija. ¿Dónde lo habíamos dejado? En el momento que supimos que Emma llegaba, en el momento que todos los conocimientos adquiridos, toda la experiencia previa, todo mi ingenio y mis fuerzas se propusieron acabar con esa situación tan inestable para poder ofrecerle a mi bebé todo cuanto ella merecía. Entonces empecé a organizar a mis alumnos por grupos y a ir a domicilio a darles clase, cubriendo de cuatro a seis horas todas las tardes y trabajando por las mañanas en esos trabajitos que salían... Estaba ya en el tercer mes y ocurrió algo inesperado: riesgo inminente de aborto. Reposo absoluto.

Se me vino el mundo encima, lloré y patalée pero me recompuse y pensé: "Siguiente paso. Traérmelos a casa". Insonoricé el salón, pedí licencia y para adelante. Hasta que entonces, un 26 de mayo de 2015 nació ella. Uffffff. ¿Qué os voy a decir? Creía que había vivido el amor verdadero, que había aprendido mil cosas en la vida, pero cuánto me equivocaba. Ahí estaba, con esos deditos tan pequeños, con esos ojitos… Se merecía mucho más. Y entonces algunas de esas mamás que me conocían de años atrás me dijeron que también querían clases en grupo y pensé: “Patrizia, tienes que organizarte”. Pasaron dos meses cuando empecé a buscar un alquiler en un piso. Con una mano delante y otra detrás, conseguí, gracias a mi familia, un pequeño piso de dos habitaciones suficiente para seguir creciendo en número de alumnos. Lo pintamos a mano y compramos los mejores muebles posibles en esa tienda cuyo nombre se parece a “IDEA” y nuevamente papeleo. Gestión de licencia, contrato a mi primera trabajadora y, entre sacaleches y pañales, mis dos recién nacidas comienzan a crecer. Una organización muy medida, unos conocimientos y una experiencia personal y profesional muy completas, una madurez que me ayudaba a gestionar situaciones más comprometidas y volver a casa a ver cómo mi marido y mi madre se volvían fundamentales para Emma. Apenas la veía. La echaba tanto de menos, pero necesitábamos un futuro para ella mejor que el que podíamos ofrecerle. Daban igual las pocas horas de sueño debido a los cólicos, la pena de dejarla en casa día tras día, el no llegar a final de mes por los gastos de empezar el negocio o el estrés que vivía en casa debido a todo ello, todo se me olvidaba cuando la cogía en brazos y pensaba, HAZLO POR ELLA.


La gente, estas personas que empezaron conmigo, esas madres y padres que me han acompañado paso a paso, esas magníficas personas que me han visto pelear, quienes siempre tendrán mi máximo agradecimiento, ellas empujaron EMMA’S. Su boca a boca hablando de los buenos resultados, del método diferente, de la organización…ellas hicieron que pocos meses después ya tuviéramos lista de espera. Pero aún hay más, empezamos a trabajar en negocios de alrededor dando clases de inglés a sus empleados. Más trabajo. Más preparación. Menos tiempo. Más distancia con mi bebé y un dolor enorme. HAZLO POR ELLA.


Ese verano de 2016 opté por volver a invertir lo poco que habíamos ahorrado y no paraba de darme tranquilidad diciéndome, tú no vas a dejar que esto vaya mal. No puedes porque es por Emma. Conseguí un local, pedí un préstamo de 25.000 euros y abrimos nuestro centro con 60 alumnos. Hoy, mayo de 2017, son más de 200 los alumnos que nos acompañan y 13 profesores (doctorados y nativos, entre otros) que les ayudan a aprobar sus asignaturas del cole y a especializarse en caso de los menos pequeños y adultos. Damos clases a domicilio en Arganda del Rey, Vicálvaro, Moratalaz, Valdebernardo, Atocha, Puente de Vallecas, Miguel Hernández, Portazgo, Alto del Arenal, Sol, Alcobendas, Arganda del Rey, Rivas, Ensanche de Vallecas, además de tener nuestro local en Villa de Vallecas… Trabajamos para PYMES y empresas. Tenemos colaboración directa con un colegio en Reino Unido para mandar estudiantes y, próximamente, cerraremos tratos con otro en Alemania e Italia. Damos clases de italiano, alemán, ruso, chino, francés, inglés y español además de todas las asignaturas del Plan General de Estudios. Incluso tenemos tiempo de organizar actividades gratuitas. Contamos con logopeda, hemos hecho colaboraciones con grandes empresas para poder ofrecer campamentos a nuestros alumnos y nuevamente una lista de espera de sesenta alumnos para el próximo año, por lo que derivaremos parte de nuestro negocio a uno de nuestros colaboradores donde seguiremos siendo nosotros mismos quienes impartamos las clases y muchas sorpresas más que esperan para el próximo año. La mas inminente, EMMA’S en breve será SL. ¿Cómo sucede todo esto? Con mucho dolor de dejar a un bebé en casa cuando te encantaría compartir cada minuto del día con ella, con mucho agotamiento por no poder dormir, con una capacidad de esfuerzo sacada de donde no sabías que la tenías, con ingenio, con un uso óptimo de todos los recursos plausibles en tu mente y con mucha ilusión. Pero sobre todo con la motivación de saber que no puedes fallar y con el agradecimiento a quien te ayuda y la humildad de ser consciente de que aunque ahora seas “un gigante”, puedes volver a no ser nadie. Emprender y ser madre, justo en el mismo instante, ha sido sin duda todo un reto que me ha hecho ponerme a prueba y crecer aún más. Y sólo os puedo recomendar una cosa, encontrad esa razón por la que no podéis fallar y emprended.

Por último deciros que Emma cumple dos añitos y que se vuelve loca cada vez que me ve. Que por fin empiezo a tener algo más de tiempo para ella y la disfruto como si cada día fuera el primero que compartimos. Estamos la una loca por la otra. Gracias a mi marido, mis padres, mi hermano y a esos grandes corazones de las personas que me han apoyado y empujado hoy empiezo a tener mi recompensa. Y con la suerte de que la verdadera jefa me llama mamá.

EMMA’S “Do it for her”